Somos muy millennials y muy lo más pero no hemos empezado por lo básico

HAGO UN LLAMAMIENTO AL RELAX 

El otro día estaba en un fiesta y conocí a un chico. Empezamos a hablar un poco de todo,  me preguntó a qué me dedicaba y  en cuanto respondí su segunda pregunta fue inmediata: ¿pero cuántos años tienes?  Me dijo que era muy joven. Yo pensé, bueno depende de por dónde se mire y para qué. Para lo que me interesa estoy muy crecidita. Le pregunté lo mismo, por educación y por sacarle tema porque era guapísimo (pero otro rollo, flipais) y me dijo que tenía 30 años y que era actor.  Tras esto tuvimos una charla muy intensa y profunda sobre lo difícil que es el mundo de la interpretación y del arte en general.  Me dijo que él se mantenía principalmente siendo camarero, porque los trabajos que realizaba como actor no le daban para poder vivir. Riéndose y despreocupado me contó también que la gente de su alrededor lo agobiaba diciéndole que, madre mía, tenía ya 30 años, por favor se buscase un trabajo de verdad. Que si no había triunfado ya no lo haría. Que si con 30 años no había tenido ningún trabajo “grande” como actor ya era hora de ir pensando en otra cosa. A él esto le parecía totalmente ridículo y, sin yo saberlo, coincidí en que a mí también. Estaba seguro de que era buen actor, estaba tranquilo trabajando de camarero por muy inestable que les pareciese a los demás y me aseguró que era más feliz pudiendo tener tres proyecto al año como actor y viviendo el resto del año con trabajos ocasionales, que teniendo un sustento y no pudiendo ejercer nunca la profesión que había elegido. Se consideraba aún  joven y con muchos, muchísimos años, para abordar mil personajes más y tener un millón de oportunidades nuevas. No necesitaba la fama inmediata, rápida, el triunfo a los 20, no esperaba a que le llegase el papel de su vida,  simplemente no entendía su existencia sin hacer algo que le apasionase, y menos a cambio simplemente de comodidad y dinero.

No me acuerdo ya de su cara pero lo recuerdo así

La conversación me hizo reflexionar mucho y me quedé bastante ilusionada y contenta con la humanidad, de repente vi lo bonita que es la vida. Es muy guay cuando un desconocido guapo te hace darte cuenta a las 3 de la mañana de la belleza de las cosas y  de lo afortunada y feliz que eres. A veces vale más una conversación interesante que cualquier otra cosa en el mundo.

Al día siguiente, sin casi dormir,  llegué a la oficina tempranito. Me puse a relatarle toda esta historia a mi compañera Laura, con mucho más detalle por supuesto, y me dijo: buah, pues justo me acaban de pasar esto, mira.

“Alguien se graduó a los 22 pero solo consiguió trabajo a los 27, alguien ya tenía un postgrado a los 25 pero murió a los 50. Mientras que otro se graduó a los 50 y vivió hasta los 90. Hay alguien que está todavia soltero mientras que otro que estudio la secundaria con el, ya es abuelo.
Hay quienes tienen pareja y aman a otra, hay quienes se aman y no son nada. Obama se retiró a los 55 y Trump empezó a los 70. Todos en este mundo viven de acuerdo a su propio tiempo. Las personas que te rodean pueden parecer ir delante de ti, y algunos parecen ir detrás de ti. pero todos están corriendo su propia carrera en su propio tiempo. No los envidies, están en su vida y tú estás en la tuya. Así que, relájate. No has llegado tarde. No has llegado temprano. Estas justo a tiempo” 

Dije bua tía, ya, voy a subirlo a stories. Y flipé con las respuestas. Me contestó muchísima gente diciéndome que necesitaban escuchar estas palabras, que les resultaban muy reconfortantes. Que cuánta razón. Que qué estrés, que qué agobio. Qué falta hacían. Y me di cuenta de que estamos muy  muy mal. Vivimos muy agobiados, siempre corriendo hacia algo, siempre con una presión que nos sabemos de dónde viene.

¿Quién nos ha ordenado la vida y cómo sabe que está bien así? ¿Por qué vamos  hacia una dirección y cuál es? Nacemos, cole, insti, universidad, máster, trabajo regulero, trabajo bueno, trabajo genial, novia, 5 años con ella, boda no que está pasado, un crío, 40 años, más trabajo, segundo crío, más no que no se lleva eso lo ideal son dos, venga nos casamos por el juzgado para arreglar papeles que nos viene bien fiscalmente, nos compramos el piso que ahora podemos y así es una inversión, nos vamos de viaje familiar, los niños crecen, cole, insti, universidad, trabajo de los niños, no es tan bueno como el nuestro, yo a su edad ya trabajaba, tienes que ganar más, búscate algo seguro, nos jubilamos, los niños están colocados, lleva 5 años con su novia que no se case que nadie se casa ya, tienen críos, FIN.

BUA qué horror. ¿Pero por qué tiene que ser esto así y si no parece que estás haciendo algo mal? ¿Quién lo ha dicho?¿ Son nuestros padres? ¿Pero no éramos nosotros los millennials, los inteligentes, los que tenemos más información, los más preparados, los que tienen más mundo, los más abiertos, los más listos?¿No éramos nosotros los que queríamos cambiar todo a mejor, los que nos preocupamos por los animales y el medioambiente, por las mujeres, por la igualdad, aquellos que queremos un mundo sin discriminación, los que ya no concebimos el racismo o la homofobia, los que creemos en la educación  y en la solidaridad, los que rechazamos todo lo casposo, los que estamos creando una generación mejor?  ¿Cómo es posible que no hayamos solucionado  lo básico? Nuestra manera de vivir. Nuestro obsesión con un éxito inventado por alguien para algo que no sabremos nunca. Nuestras comparaciones terribles con los demás. Nuestra fijación con el dinero. Nuestra necesidad de tener algo fijo. La presión desde joven con conseguirlo todo. La impaciencia y sobre todo, la enfermedad del tiempo.

Se ha dicho que era muy joven para casarse y me parece genial que se haya casado cuando le ha salido del PAPO (Revistanovias.es)

Yo hoy estoy trabajando con 23 años, mientras mis amigos pueden acabar la carrera con 27. Cuando yo tenga 30 puede que esté en paro, mientras que el que terminó  la carrera con 27 ha opositado y con 31 tiene un trabajazo. El que opositó con 22 y aprobó con 23 a los 40 no es feliz, mientras el que consiguió su primer trabajo a los 27 tiene el trabajo de sus sueños.  Puedo conocer a alguien y querer casarme el año que viene con 24 años. Puedo llevar 6 años y no querer casarme con él con 40. Puedo querer ser madre con 25 y tener trabajo. Puedo querer ser madre con 36 y no tener trabajo. Puedo viajar con 20, con 30, 40, con 50, con 60 y con 70. Puedo ganar mucho dinero con 20 y no tener una pensión digna con 65.  Puedo ser feliz hoy sin dinero y mañana con todo, no.

No te creas que la vida es lineal y que todos estamos en la misma carrera, preocupados de si el de al lado gana más y tiene un trabajo mejor con la misma edad que tú. El año que viene puede ser al revés. No existe lo de ir bien en la vida, cada uno va a su tiempo en su lugar. No vivas con presión ni estresado, al final todo lo que tiene que llegar llegará en el momento en que tenga que llegar.

 

Por si os interesa, al final el chico guapo actor era gay, como todos.

 

no me estreseis que luego salgo con problemas psicológicos severos (Pinterest.com)

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Image and video hosting by TinyPic

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur a dipiscing elit. Vivamus leo ante,

FOLLOW US ON

Image and video hosting by TinyPic